Mi visión de la teoría long tail

Hace unos días, asistí al Monday Reading Club para comentar un libro muy interesante, “La teoría long tail”.

El evento estuvo interesante, ameno y lo fundamental, muy participativo.

Mientras leía el libro, se me ocurrió una idea o más bien una pregunta.

¿Cómo aplico la teoría long tail si solo tengo 5 productos para vender?

Hemos visto en el libro como encontrar nichos, casos de éxito y de fracaso en esta ardua tarea, pero todo lo que nos explica Chris Anderson es una teoría en la que la oferta es casi infinita y la demanda también.

Volviendo a la cuestión que planteaba hace un momento, ¿cómo aprovecho la teoría long tail si mi oferta de productos es tan reducida?

Hoy en día, existen infinitos caminos para llegar a nuestros potenciales clientes, ¿es posible aplicar la economía long tail a la publicidad?

Yo creo que si, que es posible. Hoy en día nuestro público objetivo está en todas partes, en la tele, en la prensa, en Internet…. Y dentro de cada uno de estos grandes bloques encontramos a los usuarios dispersos por infinitos rincones, sobre todo en Internet.

Aunque en televisión tenemos una audiencia cada vez mas fragmentada, el long tail de verdad a la hora de llegar a nuestro target se encuentra en Internet.
Para cubrir este long tail, necesitamos una estrategia que sea capaz de cubrir el máximo posible de usuarios.

A simple vista, puede parecer que esta idea choca con la optimización y con la segmentación. Para mí, la segmentación y la optimización son fase 2, una vez encontrados todos los puntos de contacto que pueden resultar rentables, ya iremos descartando los que demuestren que no lo son.

Esa es mi economía long tail.